En un momento en que la protección del medio ambiente está en el centro de los intereses de la industria de la moda, un trabajo de investigación publicado recientemente en la revista científica Environmental Science and Technology sobre la liberación de microfibras sintéticas de artículos textiles aporta datos reveladores de la magnitud real del problema. Los investigadores analizaron varias prendas de poliéster, con estructura y composiciones distintas, y detectaron emisiones de microfibras a las aguas residuales por el lavado y al aire por el uso diario, de magnitudes comparables.

Con estos datos, se plantea la cuestión de que, aunque las acciones de mejora centradas en el proceso de lavado son importantes para mitigar el problema de la liberación de microfibras textiles, también deben llevarse a cabo acciones desde la etapa de diseño de las prendas. El objetivo sería abordar la liberación de microfibras de la ropa con un enfoque más general y preventivo. En este sentido, según los resultados del estudio publicado, «la producción de tejidos con una estructura más compacta» podría ser una opción.