Se estima que entre 4 y 5 millones de europeos son alérgicos a sustancias químicas presentes en artículos textiles y de cuero, lo que constituye un importante problema de salud ya que una vez desarrollada la alergia se mantiene de por vida. Con esta base, la agencia sueca Swedish Chemicals Agency (KEMI) y la francesa French Agency for Food, Environment and Occupational Health and Safety (ANSES) han presentado ante la European Chemicals Agency (ECHA) una propuesta de ampliación del Reglamento REACH, que regula el uso de sustancias químicas en Europa.

En concreto, se plantea la posible inclusión de una nueva entrada en el Anexo XVII de REACH que incluiría todas las sustancias clasificadas como sensibilizantes cutáneas por el reglamento CLP. Aproximadamente 1000 sustancias responden a esta clasificación, por ejemplo: colorantes dispersos, níquel y sus compuestos, cobalto y sus compuestos, o 1,4 paraphenylene diamine, entre otras.

La ECHA ha admitido esta propuesta sueco-francesa y se espera que en junio abra el período de consulta pública, al que seguiría la evaluación de riesgo y el análisis socioeconómico antes de enviar su dictamen a la Comisión Europea para decidir sobre la adopción de la misma. En todo caso, a la espera de conocer cómo evoluciona la propuesta, esta iniciativa refleja el creciente interés social por establecer mecanismos garantistas que controlen la salud y seguridad de los productos de consumo en Europa. Desde Sigillum Knowledge Solutions seguiremos en detalle cualquier actualización al respecto de este tema debido a su potencial impacto en el sector de la moda.

 

Más info en: https://echa.europa.eu/es/registry-of-restriction-intentions/-/dislist/details/0b0236e182446136