Dos informes recientemente publicados, Time for Change, How to use the crisis to make fashion sourcing more agile and sustainable de Mc Kinsey & Co y Rebuilding a More Sustainable Fashion Industry After COVID-19 promovido por la Sustainable Apparel Coalition, SAC, ponen el foco en la importancia de la sostenibilidad en la moda en la era post-COVID-19.

En ellos se destaca que en el contexto actual, en muchos casos los programas de sostenibilidad de marcas o retailers han sido pausados o relegados a un segundo plano, mientras se esfuerzan en gestionar los problemas a corto plazo. Sin embargo, tanto las empresas que se habían fijado objetivos y políticas de sostenibilidad claras como aquellas otras que se habían quedado más rezagadas, deberían aprovechar la oportunidad para mejorar e impulsar la sostenibilidad de sus cadenas de suministro.

Por otra parte, algunos de los problemas observados en esta crisis como la cancelación de pedidos y los problemas derivados, así como la fragilidad de la cadena de suministro, podrían acelerar acciones como: el movimiento hacia un enfoque de calidad, agilidad hacia una producción impulsada por la demanda, relaciones más cercanas con proveedores que permitan la innovación, o el uso regular de materiales más sostenibles.

En definitiva, la pandemia parece haber aumentado el interés del consumidor en la sostenibilidad. Esto, unido a la intención manifiesta de la Unión Europea por una recuperación basada en el desarrollo sostenible, hace de la sostenibilidad social y ambiental puntos clave en la próxima normalidad de la industria de la moda.

 

Descarga los dos informes en pdf en los siguientes enlaces: